Tarjetas de crédito

Adicción a las tarjetas de crédito

Adicción a las tarjetas de crédito

Vivimos en la era del plástico. Usted puede utilizar su tarjeta de crédito para pagar cualquier cosa, desde una taza de café hasta un automóvil. Si bien las tarjetas son un medio conveniente de pago, pueden ocasionar muchos problemas. Alejarse del acto físico de entregar papel moneda, nos impide llevar un registro de nuestros gastos. En este momento en que las deudas personales atraviesan un nuevo auge, muchas personas se descubren adictas a las tarjetas de crédito.

A continuación, se enumeran cinco indicios que le permitirán descubrir si se ha vuelto adicta a las tarjetas de crédito:

1.Usted no sabe cuántas tarjetas de crédito tiene, mucho menos el saldo de cada tarjeta. Al no pensar en ello, usted elude conocer su verdadera situación financiera.

2. Cuando usted alcanza el límite de gastos con una de sus tarjetas, simplemente solicita otra. Cuanto más haga esto, mayores serán sus deudas.

3.Usted gasta más de lo que gana. El crédito no es dinero regalado. Usted tendrá que pagar cada centavo que gastó, y con intereses.

4. Usted sólo paga el monto mínimo de su saldo cada mes. A ese ritmo, puede llevarle 30 años cancelar su deuda por tarjeta de crédito.

5. Usted posee más de dos o tres tarjetas de compras. Las tarjetas de compras son exactamente iguales a las tarjetas de crédito, excepto que son sólo para realizar compras de una marca en particular. No olvide incluirlas a la hora de contar sus tarjetas de crédito.

Si usted se siente identificada con estos cinco indicios, es momento de que deje de gastar. No solicite nuevas tarjetas de crédito. Pague lo adeudado en sus tarjetas existentes y cancélelas. Comience por las tarjetas que importan una mayor tasa de interés y siga por las de menor interés. Lleve consigo pequeñas cantidades de dinero en efectivo para pagar sus gastos diarios. Deje las tarjetas de crédito en su casa. Una vez que se le acabe el dinero en efectivo, no tendrá más opción que dejar de gastar. Será como en los viejos buenos tiempos, cuando no tenía una billetera llena de tarjetas de crédito y tenía que vivir de acuerdo con sus verdaderas posibilidades económicas.

Compartir
Your rating: Ninguno Promedio: 5 (1 voto )
  Votar

© 2014 TieneDinero.com. All rights reserved.